sábado, 26 de noviembre de 2011

Hoy, me voy a comer el mundo.

Cuando te levantes, en cuanto el día comience, ponte frente al espejo y sonríe, sonríe de verdad. Os aseguro que no hay nada como un amanecer entre sonrisas. Veamos que cartas nos reparte hoy la vida. Y piensa, hoy estoy preciosa. Hoy puede ser un gran día, hoy puede ser el mayor día de nuestras vidas, hoy podemos crear recuerdos que perduren en nuestra memoria para siempre.
Porque yo no quiero hacer otra cosa en la vida que compartir alegrías, y recuerda:
Nadie necesita tanto una sonrisa, como aquel al que no le queda ninguna por dar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario