lunes, 25 de abril de 2011

Y, si quieres llorar, te hago reír.



Ella se dio cuenta de que la vida, no era eso. La vida es caer y levantarte todas las veces que haga falta. Es salir viernes y sábados de fiesta y no aparecer hasta el domingo por la noche, jodiéndote con los lunes. Es abrazar a quien te abraza, besar a quien te besa, dar cariño al que te lo da y no fallar nunca a los que no te han fallado. Y es que la vida no se mide en las veces que respiras, sino en esos momentos que te dejan sin respiración. Cada día tiene su propio valor.Cada minuto cuenta. Cada segundo es necesario.



No hay comentarios:

Publicar un comentario